Las Unidades de Cuidados Intensivos y Especiales son vitales para los pacientes en estado crítco y que se encuentran en recuperación constante, ambas unidades se caracterizan por ser un soporte esencial en la vida del paciente.

Las familias de los pacientes deben asumir el papel de soporte y apoyo para que el proceso de recuperación sea más efectivo.